Viajes de altura

El mundo esconde lugares preciosos que si se tiene la oportunidad de visitarlos, sin duda será una experiencia inolvidable. Hoy te mostraremos lugares únicos no aptos para quienes sufran de vértigo.

El primero se encuentra en Canadá. Sobre el río Capilano, el puente colgante, construido en 1889, permite a los más de 800.000 peatones al año, cruzar de una orilla a otra el cauce del río. Con más de 70 metros de altura, los turistas podrán disfrutar de unas vistas únicas entre la arboleda que crece alrededor del cauce.

La segunda opción de hoy viene de la mano de los Alpes suizos. El puente Trift se alza sobre más de 100 metros de altura del lago y el valle glaciar de Trift. Un recorrido de 170 metros suspendidos sobre él, que te darán la oportunidad de vivir una experiencia única en una de las cordilleras montañosas más altas de todo el continente europeo.

Sobre un bosque nuboso, en la zona de Zabah en Borneo, podrás encontrar no sólo uno, si no una decena de puentes y plataformas colgantes por los que pasear mientras contemplas una de los paisajes mejor conservados de la vida silvestre.

Y más destinos únicos en nuestro continente. En este caso se encuentra en Irlanda del Norte. Se trata del Carrick a rede rope Bridge, un puente colgante en Antrim construido  exclusivamente para comunicar dos puntos importantes: una isla donde funciona una pesquería, con el punto más cercano a ella de la costa. De todos los que hemos mencionado hasta ahora, sus 20 metros son una oportunidad única de sobrevolar durante unos minutos el Océano Atlántico.

Uno de los más impresionantes de visitar y de contemplar, al menos en fotografía, es el que se encuentra en Malasia. En una de las islas del archipiélago de Langkawi, podemos encontrar el Sky Bridge, un puente de 125 metros de distancia con un diseño curvo que lo hace más atractivo aún de lo que es.

Y para terminar, nuestra última recomendación viene desde Costa Rica. No sólo sus vistas son impresionantes, sino que además el puente permite a los visitantes recorrer un trayecto que debido a las condiciones de humedad y de densidad de población sería prácticamente imposible.


Un turismo de altura, en el que el vértigo no tiene cabida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *