Viajar a Tailandia

El número de españoles que viajaron en septiembre de 2015 a Tailandia alcanzó los 13.777 turistas, según las últimas cifras publicadas por el Ministerio de Turismo y Deporte del país asiático. Este dato supone un aumento del 35,68% respecto al mismo mes del año pasado y demuestra que este país se sitúa en los últimos años entre los 25 destinos turísticos más visitados del planeta.

Pero… ¿qué tiene de especial el llamado ‘País de la Sonrisa’ para atraer a cada vez más turistas?

Tailandia es un país perfecto para todo aquel que desee cambiar radicalmente de aires y esté dispuesto a sumergirse en un mundo totalmente distinto, dejando de lado todo lo occidental y todo a lo que estén acostumbrados, sobre todo si sus destinos previos estaban situados dentro de esa área de confort conformada por los lugares que son similares a nuestro país de origen.

Tailandia es una nación tranquila en la que la vida transcurre a un ritmo normal pese a los sucesos acaecidos en los últimos años. Tanto para el visitante como para la población local, que es amable y acogedora con el turista, la vida sigue con normalidad total pese al golpe de Estado que tuvo lugar en mayo en mayo de 2014 y que atenuó la democracia existente en el país desde 1992.

Más allá de su envidiable clima, sus paradisíacas playas o su entorno paisajístico, Tailandia se caracteriza por la hospitalidad de sus gentes y por su cultura única. El ‘arte de vivir tailandés’, el Thainess, hace referencia al estilo de vida Thai y modela el estilo de vida y particular modo de ver el mundo de este país, haciéndolo un lugar amable, acogedor y libre de estrés, pues se guía por actitudes como el sanook (ideal Thai de la diversión) y el  mai pen rai (no te preocupes, sé feliz).

Tailandia es todo lo que se lee de ella: es divertida, es espontánea, es simpática y es natural. Es un país en el que dejarse llevar y por el que se recomienda, incluso, viajar con un plan de ruta, pero no con todo planeado, sino dejarse llevar.

¿Cómo recorrer Tailandia?

Seamos sinceros, un viajero medio español desconoce la geografía tailandesa, por mucho que sepa situar el país y su capital en el mapa, es probable que no podamos ir mucho más allá.

Entonces, ¿por dónde empezamos a recorrer el país y qué vemos? No son pocos los viajeros españoles que, tras visitar este país, han compartido sus experiencias y, con ellas, sus rutas y recorridos en blogs como este. Hasta El País publicaba ya el 2013 una lista de consejos para desenvolverse mejor sobre el terreno.

La opción elegida por un gran porcentaje de nuestros nacionales desplazados al ‘País de la Sonrisa’ es, desde Bangkok, subir al norte del país y, posteriormente bajar hasta a Ao Nang, desde donde retornan a Bangkok.

Consejos prácticos

Como sucede siempre antes de viajar a cualquier lugar, y mucho más si resulta ser exótico para nosotros, como es el caso, hay que saber si nos manejamos en alguno de los idiomas que se hablan en el lugar, si es necesario vacunarse antes de ir, qué documentación nos es necesaria, qué se come allí, qué visitaremos, etc.

Pues bien, aquí resolvemos alguna de estas dudas, aunque siempre hay que adecuar estas respuestas a cada caso particular, por lo que recomendamos que, antes de nada os informéis, visitando, por ejemplo, la página web de Turismo de Tailandia.

El tailandés es la lengua oficial del país, aunque la población habla inglés y otros idiomas occidentales, por lo que desenvolverse no debería ser un problema demasiado grande.

Visitar este lugar de ensueño no nos obliga a vacunarnos de nada si tenemos al día las vacunas obligatorias en España, aunque sí que nos obliga a actualizar nuestra documentación.

Cabe recordar que la legislación local prohíbe todos los narcóticos, teniendo que aportar un justificante en el caso de que, por motivos de salud, se intente introducir un medicamento que pueda ser considerado narcótico en el país.

La moneda nacional es el Baht y, aunque aceptan las tarjetas de crédito más frecuentes, hay que saber que un euro equivale a una media de entre 35 y 40 Baht.

Por último, antes de hacer la maleta, conciénciate de que tendrás ‘Jet Lag’, pues vayas cuando vayas, hay una diferencia horaria de entre 6 horas (en invierno) y 5 horas (en verano) con la hora Central de Europa (CET). Además, recuerda que es un país cálido en el que tendrás que vestir con ropa suelta y ligera, a poder ser de algodón, y en el que las prendas de abrigo –ligeras- sólo te harán falta en las montañas y en las noches del norte del país.

A estas alturas, queda poco por añadir: ¡Disfruten de su viaje!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *