Ucrania, entre la tragedia y la hermosura

Un reportaje emitido en televisión es quien nos ha inspirado para hacer este post. La tragedia de Chernóbil, en Ucrania, allá por 1986, destrozó la vida de muchas familias, no sólo en lo material, sino también en lo sanitario. Las enfermedades derivadas de la radiactividad todavía siguen estando presentes en los recién nacidos. Acceder hoy día a sus alrededores es prácticamente imposible, e incuso además, está penado con la cárcel. Nuestra recomendación de hoy no te llevará a la ciudad fantasma, sino al resto de destinos ideales, que harán que cambies el concepto de peligrosidad que puedas tener ahora del país.

A pesar de ser un territorio con una influencia rusa muy elevada, los ucranianos han querido y han sabido conservar fielmente sus tradiciones. La cultura es de tendencia eslava, aunque son muchas las construcciones y las plazas que recogen en ellas el tan típico oro Escita del país.

Kiev no sólo es la capital, sino que además es la ciudad más grande del país. A pesar de estar en el este, es un lugar que ha sabido adaptarse a la occidentalización, y hoy en día es uno de los destinos por excelencia de los turistas del oeste de Europa.

Caminar por sus calles se convierte en un placer para los sentidos. Innumerables construcciones que han sabido soportar incontables guerras y batallas, edificios históricos y pintorescos que adornan los laterales del río que cruza la ciudad. Todo un regalo para la vista.

Si has elegido Ucrania para tus próximas vacaciones, ten en cuenta que será mejor que lo hagas durante la temporada con buen. El invierno es bastante duro con temperaturas que rondan los -7 a 5,5 grados. Aunque en la estación más calurosa, no se registran temperaturas como las de España. 24 grados de media tienen durante todo el mes de julio. Quienes han estado en el país, dicen que la mejor temporada para viajar es la primavera, desde finales de abril a principios de junio.

Si llegas a Ucrania en avión, y no quieres alquilar ningún coche, la única solución que te queda es viajar a través de la red de trenes del país. Eso sí, tendrás que armarte de bastante paciencia. Son comboys muy antiguos cuya característica principal no es la velocidad precisamente. Algunos pueden tardar en recorrer 200 kilómetros, cuatro horas. Y ante todo, si tienes pensado viajar con ellos, reserva los billetes cuanto antes, son muchos los ucranianos que se desplazan a través de ellos.

Ucrania es un destino diferente, con historia. En algunas ciudades próximas a Chernóbil puedes acudir a museos dedicados a la catástrofe, donde contemplar más de cerca la desgracia que costó la vida de muchas personas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *