Un crucero por el Caribe

Un crucero es una forma muy especial de turismo que toda persona debería realizar una vez en la vida. Vivir esa sensación de ver el anochecer en un lugar y levantarse en otro totalmente alejado es como un sueño, como un viaje en el tiempo que desde niños, y no tan niños, todos soñamos. Esta experiencia te permite conocer distintos lugares en unas mismas vacaciones, sitios variados, exquisitos, y sin la necesidad de realizar excursiones para conocer el entorno. El barco atraca y eres libre de conocer costumbres, tradiciones y demás riquezas de las gentes del lugar. Y por la noche, mientras el barco se desliza por el océano, tu puedes relajarte disfrutando de los espectáculos y la juerga del interior del navío.

Foto: www.dannemann.com

Foto: www.dannemann.com

En este blog os hemos mostrado algunas vivencias en los cruceros, pero hay una ruta preciosa no tan conocida quizá como la que recorre el Mediterráneo o las islas griegas: un crucero por el mar Caribe. Existen diversos trayectos que te llevarán a lugares diferentes, ya que no se pueden conocer absolutamente todas las islas en tan sólo 9 días y 7 noches, que suele ser la oferta más extendida en los viajes en barco. Sin embargo, todas te permitirán descubrir las preciosas playas de arena blanca y las transparentes aguas que dejan ver cómo bonitos peces tropicales se desplazan a tus pies.

Las pirámides mayas cerca de Cancún, las famosas Islas Caimán, navegar entre cocodrilos en Jamaica, recorrer Curaçao entre fachadas llenas de color, islas como Aruba, Granada, Barbados o Santa Lucía. Los lugares para visitar son incontables, todos ellos con una enorme belleza. Experiencias únicas entre rayas, entre un espectacular arrecife de coral o visitando una pequeña extensión de tierra en la que sólo verás una sombrilla y un sinfín de especies alrededor llamada Mopion Island.

Y para concluir el viaje, muchos cruceros te ofrecen la posibilidad de atracar los dos últimos días en La Habana. La entrada a la bahía, la forma en que te va acogiendo, será una de las experiencias del viaje. Después, recorrer los distintos puntos de la ciudad entre casas cuyas paredes castigadas les confieren una belleza aún mayor y la alegría de las gentes te contagiará desde el primer minuto.

Viaja distinto, viaja a una playa nudista

Uno de los destinos por excelencia de las vacaciones de verano es la playa. Pero algunos, en lugar de las playas tradicionales, prefieren aquellas en las que podemos mostrarnos como nos trajeron al mundo. Gente, sobre todo, sin complejos. Allí todos son iguales. Nada llama la atención. La vergüenza queda aparcada. Sin duda, algo digno de alabar en una sociedad tan estereotipada.

En España contamos con algunas de ellas, aunque si por pudor o miedo a encontrarte con algún conocido prefieres irte al país vecino, en Francia hay algunas que sin duda te darán toda la privacidad e intimidad que estás buscando. Toma nota.

Playa

Hoy te presentaremos algunas de las más visitadas y queridas por los amantes del nudismo. Una de ellas es El Saler, en la provincia de Valencia. Son tan sólo 800 metros de tierra que reúne a los que disfrutan del placer de mostrarse naturales al mundo. Es una de las pocas playas que está prácticamente virgen, conservando la vegetación que en ella crece y sin bares ni chiringuitos próximos.

Y lo mismo ocurre con la Playa de Bolonia, en el Parque Natural del Estrecho (Tarifa, Cádiz). La arena blanca que se extiende a lo largo de 3.800 metros es el paraíso terrenal de los amantes del nudismo. Que aquí acudan cientos de viajeros no está sólo en la característica especial de la playa, sino que también se debe a la existencia de un barro terapéutico en el que se bañan cientos de bañistas.

En Barcelona los amantes del nudismo también tienen su particular rinconcito. La playa de la Mar Bella es probablemente la más famosa de la ciudad condal. Aquí sólo viajan los amantes del nudismo. Destacable es que también está habilitada para el acceso de minusválidos. Se trata de una playa pequeña, pues tan sólo tiene 500 metros de largo por 40 de ancho.

De nuevo en Andalucía nos encontramos con la Playa de Vera, a 92 kilómetros de Almería. No sólo la playa es nudista, sino las urbanizaciones naturistas que la rodean, por lo que quienes lleguen aquí no deberán sorprenderse si por las calles del municipio se encuentran con viajeros desnudos paseando o haciendo la compra, aquí es una estampa habitual.

Cuba, un paraíso plagado de turismo

Cuando todo el mundo habla de Cuba, pensamos en las paradisiacas playas de Varadero, pero es mucho más que eso. Ciudades como La Habana, Trinidad o Valle de Viñales tienen numerosos monumentos que visitar y son lugares con un gran encanto, sin olvidar lógicamente, el paraíso de Varadero y las numerosas actividades que podemos realizar aquí.

La Habana es la ciudad por naturaleza de Cuba. La capital de la isla dispone de numerosos lugares que visitar. El Capitolio es uno de los lugares del Caribe que más visitantes recibe. Inspirado en el  de Estados Unidos, está situado en el centro de la ciudad y su cúpula es uno de los símbolos turísticos cubanos. Además, está rodeado de verdes jardines que le otorgan un encanto especial.

capitolio cuba

A parte del Capitolio, La Habana tiene otros muchos lugares que visitar. Uno de ellos es el Malecón y sus maravillosas playas. Tampoco podemos dejar de visitar la Plaza de la Revolución. Allí encontramos una gigantesca bandera cubana y a su lado la cara del Ché Guevara. Bajo su rostro, su histórica frase “hasta la victoria siempre”. Inolvidable es tan bien su casco histórico que es, prácticamente, una descripción de lo que ha sido la evolución de la ciudad. Para los amantes del licor, no podemos irnos sin visitar La Bodeguita, uno de los lugares turísticos más emblemáticos del Caribe.

Si eliges alejarte de los grandes núcleos poblacionales, la ciudad cubana idónea para ello es Trinidad. Su cascada y sus cuevas subterráneas son un paraje natural que veremos en muy pocos lugares del mundo. Todo ellos en medio de densas selvas tropicales. Aquí podemos encontrar el ave más pequeña del mundo, el colibrí zuruncito.

Si las cuevas subterráneas de Trinidad nos dejarán sin palabras, no menos lo harán las de Valle de Viñales. En este lugar también se hallaba la base de operaciones secreta del Ché Guevara, dentro del Parque Nacional de La Guira. El otro Parque Nacional de este lugar, el de la Península de Guanahacabiles, es una de las reservas de biosfera de la Unesco.

Y por último, Varadero. Sus playas paradisiacas y prácticamente cristalinas son un gran atractivo turístico para la isla. Se trata, sin duda, de las mejores playas del Caribe. Aquí podemos realizar actividades como el submarinismo o la pesca. Alejado de los grandes centros hoteleros, en el centro de la ciudad, se encuentra su mercado de recuerdos, uno de los más importantes del Caribe.

cuba

Como podemos comprobar, Cuba no es solo Varadero y sus cristalinas playas, también es naturaleza, encanto, turismo interior y mucha belleza. Si, están pensando en unas vacaciones paradisiacas, Cuba, es tu lugar.