Málaga durante todo el año

Sentado delante del ordenador, pensando en que escribir durante este post, me he puesto a pensar en mis vacaciones, en los grandes viajes que he podido realizar. Y, también de repente, me han entrado unas ganas inmensas de beber Cartojal, es vino dulce que triplica sus ventas durante la Feria de Málaga y que hace las delicias de todos los visitantes exteriores a la provincia.

Pues bien, uniendo los dos temas, he llegado a la conclusión de que tocaba hablar de Málaga. La ciudad andaluza es un destino ideal durante los meses de verano, especialmente, en agosto cuando se celebra su feria. Buen ambiente, baile, feria, sol, playa…una oferta inmejorable. Sin embargo, la ciudad de la Costa del Sol es también un atractivo destino en invierno.

Y, todo ello, gracias a su infinidad de monumentos. Comenzaremos con el Centro Histórico. Allí queremos destacar la Calle Marqués de Larios. Invadida durante todo el día mientras se celebra la Feria, surgió con la intención de unir la Plaza de la Constitución, que antiguamente era conocida como la Plaza Mayor, y el Puerto. Los edificios de su alrededor cuenta con una gran influencia de la Escuela de Chicago, lo que hace que sea un lugar único en la región. Las Plazas de la Merced y de la Aduana son otros de los lugares que visitar, junto con la calle Alcazabilla, que une ambas plazas. De monumentos, destacan el Palacio de la Aduana, el Teatro Romano, el Palacio de los Condes de Buenavista. Y un lugar cultural, el Museo Picasso.

Respecto a la arquitectura religiosa, destaca, sobre todo, la Catedral. Dentro de la zona amurallada encontramos también las iglesias de San Juan, Santiago, San Lázaro y la de los Mártires. Cercana a la Catedral se encuentra la Iglesia del Sagrario. Otros templos destacados son las iglesias de San Julián y del Santo Cristo de la Salud y la ermita de Zamarrilla.

Si nos vamos ahora al patrimonio Civil también hay monumentos imprescindibles de visitar si viajamos a Málaga. Como recomendaciones les diría que visitasen el Mercado de Salamanca, la Tabacalera, el Palacio de la Tinta y la Plaza de Toros de La Malagueta.

Y terminamos recomendando uno de los lugares más bellos de la ciudad, el Parque. Se trata de un jardín botánico paralelo al puerto y situado entre la Plaza de la Marina, el Hospital Noble y la Plaza de Toros de la Malagueta. Inaugurado en 1896, rodea edificio carismáticos como el Ayuntamiento o el Banco de España y cuenta con especies vegetales de los cinco continentes que han sido adaptadas al clima malagueño.

Imagen: Jet Viajes

Un pensamiento en “Málaga durante todo el año

  1. Pingback: Consejos para hacer el Camino de Santiago en bici | Cuaderno de viajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *