El frío más bello del mundo

Se acerca el invierno y con él, las bajas temperaturas. En nuestros armarios los pantalones cortos empiezan a dejar huevo a los abrigos y la manga larga. En poco tiempo empezaremos a oír a hablar de palabras como nieve, ciclogénesis, temporal…y, sobre todo, a pedir que lleguen esas altas temperaturas de las que nos quejábamos hace tan solo unos días. Pues bien, si pensáis que lo que nos espera es frío, os proponemos un lugar para al lado del cual nuestro invierno es un caluroso verano, Noruega.

El país escandinavo es uno de los más fríos del mundo. Unas bajas temperaturas que provocan grandes nevadas durante todo el invierno que incluso dificultan la circulación por carretera. Unas nevadas que nos dejan imágenes, paisajes y estampas no más que no podemos encontrar en ningún otro lugar.

Nos referimos a los Fiordos Noruegos, uno de los parajes naturales mejor conservados de todo el mundo. Cada año son miles de turistas los que viajan hasta aquí para deleitarse con uno de los lugares más hermosos de todo el planeta.

fiordos noruegos

Glaciares, lagos cristalinos y montañas tapadas por la nieve. Es el espectáculo visual que te espera. Tienes dos maneras de viajar. Bien realizar un crucero a través de los fiordos, o bien coger un ferry de una de las ciudades más cercanas y dedicar un día completo a recorrer esta maravilla de la naturaleza.

Recuerda abrigarte, las temperaturas no suben más de 5 grados. Si te has decidido, vamos a proponerte algunas ciudades que visitar. Ya que estás en Noruega, recorre las más importantes, los barrios más destacados y descubre la simpatía de una gente encantadora.

nevadas noruega

Te recomendamos que te dejes caer por uno de los valles más hermosos de todo el país, el de Gudbrandsdal. Te ofrecerá bellos paisajes además de pequeños caseríos donde sus gentes llevan asentados desde hace varias generaciones. Es sin duda, la imagen de las pequeñas casitas de montaña que siempre nos hemos hecho.

No puedes dejar de visitar el Geirangerfjord, un fiordo interior de 15 kilómetros de longitud para disfrutar de uno de los paisajes más maravillosos de este conjunto de maravillas naturales. En medio de imponentes desfiladeros desde el barco te verás salpicado por el agua que cae de las cascadas “Las Siete Hermanas” o “El Pretendiente”. A escasos kilómetros te encontrarás con el milenario glaciar que estará entre los restos blanquecinos de avalanchas anteriores.

Y ahora volviendo a tierra, no puedes dejar de visitar Stavanger, una ciudad en la que su principal peculiaridad está en sus 173 casas de madera pertenecientes a los siglos XVIII y XIX situadas en la misma costa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *