Corea del Norte y Corea del Sur, ¿con cuál te quedas?

La situación política y militar que viven actualmente Corea del Norte y del Sur, no puede ensuciar la hermosura de este país dividido por una frontera que delimita una de las diferencias más marcadas y pronunciadas de todo el mundo.

Ambas coreas son probablemente los dos países más desconocidos de todo el continente asiático. No en términos políticos, sino turísticos. Si te pones a pensar en algún lugar representativo del país ¿qué dices? En la mayoría de los casos la respuesta sería “en nada”. Precisamente por eso hoy queremos limpiar en la medida de lo posible, la imagen de las dos coreas.

Empezamos por la del sur. Los surcoreanos son un pueblo con una inmensa riqueza tanto en historia como en cultura. Algunas de las ciudades que no te puedes perder son, la capital, Seúl en la que la energía y la hiperactividad de sus ciudadanos te animará a moverte y no quedarte parado en ningún momento. Llama la atención que en prácticamente todos los rascacielos hay grandes pantallas en las que se proyectan videoclips y anuncios durante todo el día.

Otra de las ciudades por excelencia de Corea del Sur es Gyeongju, antigua capital del reino de Silla. Su principal atractivo está en las numerosas tumbas reales que se reparten por todo el territorio. Pero sin duda el interés que por excelencia despierta esta ciudad está en el Cheomseongdae, uno de los observatorios más antiguos del mundo, el plació de la media luna o el Hwangnyongsa, el templo del dragón amarillo.

También la naturaleza ha querido regalar a Corea del Sur algunas imágenes indescriptibles. Es el caso por ejemplo de los más de 30.000 dólmenes (monumentos megalíticos con forma de mesa) que se reparten por todo el país. Otro de los lugares que sin duda es uno de las zonas preferidas por los ciudadanos de Seúl, es la orilla del río Cheonggyencheon, destino de muchos seulenses después del trabajo.

Por otro lado, Corea del Norte, no está tan desarrollado turísticamente como la del sur. Las dificultades económicas y políticas del país, han dificultado el crecimiento de este sector. A priori, cualquier ciudadano del mundo puede entrar al país sin ningún tipo de problema si lo que va es a pasar unos días de vacaciones. Sólo los periodistas y los surcoreanos tienen muy difícil la entrada. Las condiciones de la estancia serán algo diferentes a la de otros países. Por ejemplo, olvídate de tener conexión a internet ni siquiera en los hoteles. O si quieres visitar alguna zona de la periferia de las ciudades, tendrás que tener una autorización de las autoridades norcoreanas.

Aún así, hay algunos lugares míticos del país, que si te decides a visitarlo, no puedes olvidar ver. El Palacio Infantil acoge obras y representaciones de niños y adolescentes, siempre con temática nacional. El Metro de Pyongyang es, junto al de Moscú, uno de los más hermosos del mundo. Mosaicos y cristaleras adornan los andenes y pasillos de las estaciones. Está a 100 metros bajo tierra y se organizan excursiones a su interior.

Las diferencias entre Corea del Sur y del Norte son abismales, no sólo en condiciones para los turistas sino en lugares que visitar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *