Vacaciones en casa

A pesar de que nos encanta viajar, la realidad es que no todos los años podemos disfrutar de una merecidas vacaciones en lugares lejanos y exóticos. Ya sea por el trabajo o por falta de dinero hay veces que nos toca vivir los meses de verano desde casa un poco tristes por no poder salir de nuestra ciudad, cuando parece que todo el mundo se marcha lejos.

Pero no todo es malo, es el momento idóneo para poder organizar y llevar a cabo todos esos planes que tienes a medio hacer, todo lo que pospones para “más adelante”. Pues ha llegado el momento de que te pongas manos a la obra.

Hoy os dejamos algunos consejos para disfrutar de las casaciones, una larga lista de cosas por hacer.

Ordena tu espacio

Vivir con tu habitación o casa hecha un desastre no siempre es malo, el desornen muchas veces es tu propio orden. Pero aprovecha estos meses para organizar tu espacio vital y hacer una pequeña limpieza de todo aquello que realmente no necesitas.

Fotografías

Ordena tus fotografías, los álbumes que están sin empezar o por organizar. Si además tienes cámara y eres un amante de ver el mundo detrás del objetivo, sal. Cógela y descubre la vida desde otro punto de vista.

Escapadas

No siempre el verano conlleva grandes viajes y lugares increíbles por descubrir. Muchas veces, pequeñas escapadas por los alrededores son suficiente, esos pueblos que de otro modo no hubiese conocido y que guardan su encanto particular.

Mascota

Si no tienes un animal, es un buen momento para adoptar o hacerte con uno sabiendo que es una verdadera responsabilidad, además de un ser que va a proporcionarte cariño. Si ya tienes uno, pasa tiempo con él, sal a pasear o, simplemente, mimale.

Prueba

Comienza esos cursos, talleres o todas las actividades pendientes de realizar que aun no has comenzado por “falta de tiempo“. Hazlo sin miedo a dejarla a la mitad si no te apasiona, prueba cualquier reto que se te ponga por delante sin miedo a fallar, puede que encuentres una nueva pasión.

Ahorra

Es una buena oportunidad para ir creando un pequeño fondo que te sirva de apoyo para el futuro. Sin embargo, no te centres en ello, disfruta ante todo, despilfarra si quieres o sé cuidadoso.

Lee

Lee todo lo que llegue a tu mano o esos libros que te apasionan que están cogiendo polvo en la estantería. Siéntate y lee, huye a algún destino cercano y lee, túmbate en la cama y lee. Ríe, llora, sueña y odia esas miles de historias que puedes vivir a través de las letras.

Escribe

Aprovecha a escribir, tu propia novela o la historia de tu vida. Plasma tus pensamientos sobre papel, con lápiz o a ordenador. Cuenta todo lo que llegue a tus oídos o cada una de las cosas que vengan a tu mente, con o sin sentido.

Recupera viejas amistades

Gracias al tiempo libre, ha llegado el momento de poder recuperar el tiempo con esos amigos y conocidos que hace tiempo que no ves. Cena o tómate una cerveza con las personas que hacia tiempo que no veías mientras os ponéis al día.

Aprovecha

Ve a ver películas, series o conciertos a los que siempre has querido ir, pero, quiza por unas cosas u otras, no has podido. Este es el momento.

Hazte voluntario

Ayudar a los demás no solo es algo que repercute a otros, sino que te ayudará a tu mismo a sentirte mejor. Ya sea con animales, niños, mayores o enfermos, el poder realizar un voluntariado es algo que directamente te recompensará.

Haz ejercicio

Comienza con esa rutina de deporte que durante el año no has podido realizar. Además, por la altas temperaturas, es recomendable el llevarlas a cabo a últimas horas del día por lo que puede encajar a la perfección con tu horario de trabajo.

Poder cancelar planes si quieres

El no tener una obligación fija un viaje organizado o una actividad, te permite que puedas cancelarlo sin ningún tipo de remordimiento.

Familia

Pasa tiempo con los tuyos, recuperar momentos, cena con ellos o tomate un helado con los que más quieres. Haz algunas escapada o recuerda viejos tiempos a su lado.

Listas

Haz las listas de lo que quieres hacer  o de lo que no quieres. Cumplela, rompela o déjalas a medias.

Otra opción, simple, descansa, duerme siesta, desconecta y date tiempo a ti, a no hacer nada, solo disfrutando del silencio.

Viajar con amigos

Parece que ya queda menos para que llegue el verano, sólo 5 lunes. Por este motivo es hora de comenzar  a mirar posibles destinos a los que acudir con la familia, en pareja o, en este caso, con un grupo de amigos.

Las vacaciones son un momento mágico y muy esperado por todos, pero la realidad es que pueden acabar convirtiéndose en una pesadilla y desencadenando en el final de una amistad.

Para evitar este echo, os dejamos una serie de pautas, además de las razones, a tener en cuenta cuando se viaja con más gente, pues cada uno somos un individuo con nuestros gustos y manías. No lo olvides.

Elección de acompañantes

Este punto surge a partir de grupos en los que no todos están en pareja, por lo que es importante de antemano decidir si es un viajes solo para amigos o si se puede ir con tu +1. Eso sí, si vas acompañado, recuerda que no son unas vacaciones de dos, sino en grupo.

Anticipación

Lo más problemático suele ser encontrar esos días en los que todos podréis viajar, pero una vez hecho, no lo dudéis, es hora de dar el siguiente paso. Se debe elegir entre todos que lugar se quiere visitar, donde queremos ir y como. Hablar un poco también de cual es la finalidad del viaje y las actividades que vais a realizar, ya sea visitas culturales, descansar en la playa o salir de fiesta. También es importante tener en cuenta cual es el presupuesto medio con el que se podrá contar.

Disfruta del camino

Una vez que el coche esta en marcha o el avión despegando, el viaje ha comenzado. No dudes en disfrutar de esas horas en compañía con buena música o deseando llegar al destino. Tiempo en el cual conocer y acercarte más a las personas que te acompañaran durante unos días.

Romped la rutina

A pesar de tener todo organizado desde antes del viaje, si veis que algo os llama la atención u os interesa, lanzaos. Aprovechaos de aquellas cosas que vayan surgiendo durante el transcurso. Disfruta de actividades en grupo, de un restaurante que no conocíais y de la vida nocturna de la ciudad.

No os cerréis a conocer a más gente

A pesar de viajar en grupo, no es cerrado, por lo que no dudéis a la hora de poder hacer nuevos amigos. Muchas gente aprovecha a viajar y buscan lo mismo que vosotros, divertirse, guardar experiencias en el corazón y poder compartirlo con gente maravillosa. 

Respetar el espacio

En las vacaciones se pasa de estar solo a contar con compañía las 24 horas del día, por eso es bueno permitir y buscar momentos de soledad, ya sea para leer un libro o hacer una actividad que a la mayoría no parece interesarles. No dudes en salir a por un helado con tu pareja o de compras con una amiga mientras los demás descansan, sin olvidar que venís en grupo. No es malo dedicarse tiempo a uno mismo.

Siempre hay que desconectar en las vacaciones, no olvides exprimir esos días lo máximo que puedas y aprovecha esos momentos para estrechar lazos con los que te rodean.