Un crucero por el Caribe

Un crucero es una forma muy especial de turismo que toda persona debería realizar una vez en la vida. Vivir esa sensación de ver el anochecer en un lugar y levantarse en otro totalmente alejado es como un sueño, como un viaje en el tiempo que desde niños, y no tan niños, todos soñamos. Esta experiencia te permite conocer distintos lugares en unas mismas vacaciones, sitios variados, exquisitos, y sin la necesidad de realizar excursiones para conocer el entorno. El barco atraca y eres libre de conocer costumbres, tradiciones y demás riquezas de las gentes del lugar. Y por la noche, mientras el barco se desliza por el océano, tu puedes relajarte disfrutando de los espectáculos y la juerga del interior del navío.

Foto: www.dannemann.com

Foto: www.dannemann.com

En este blog os hemos mostrado algunas vivencias en los cruceros, pero hay una ruta preciosa no tan conocida quizá como la que recorre el Mediterráneo o las islas griegas: un crucero por el mar Caribe. Existen diversos trayectos que te llevarán a lugares diferentes, ya que no se pueden conocer absolutamente todas las islas en tan sólo 9 días y 7 noches, que suele ser la oferta más extendida en los viajes en barco. Sin embargo, todas te permitirán descubrir las preciosas playas de arena blanca y las transparentes aguas que dejan ver cómo bonitos peces tropicales se desplazan a tus pies.

Las pirámides mayas cerca de Cancún, las famosas Islas Caimán, navegar entre cocodrilos en Jamaica, recorrer Curaçao entre fachadas llenas de color, islas como Aruba, Granada, Barbados o Santa Lucía. Los lugares para visitar son incontables, todos ellos con una enorme belleza. Experiencias únicas entre rayas, entre un espectacular arrecife de coral o visitando una pequeña extensión de tierra en la que sólo verás una sombrilla y un sinfín de especies alrededor llamada Mopion Island.

Y para concluir el viaje, muchos cruceros te ofrecen la posibilidad de atracar los dos últimos días en La Habana. La entrada a la bahía, la forma en que te va acogiendo, será una de las experiencias del viaje. Después, recorrer los distintos puntos de la ciudad entre casas cuyas paredes castigadas les confieren una belleza aún mayor y la alegría de las gentes te contagiará desde el primer minuto.

Atrévete a perderte por Arabia

En los últimos años los países árabes han sufrido un enorme descenso en la recepción de turistas por miedo al terrorismo y la yihad. Aunque se esperaba que 2015 fuera el punto de inflexión los pronósticos no se han cumplido debido a los atentados de París. Sin embargo, los territorios de Arabia siguen siendo una buena elección para disfrutar de un viaje cultura y social.

petra-jordan-543450_1280

Arabia Saudí

Las dos ciudades más importantes para el Islam no permiten la entrada a personas que no profesen la fe musulmana. Estas son La Meca, donde se encuentra la Kaaba, el monumento con más peregrinación del mundo, y Medina, la ciudad a la acudió Mahoma. Para visitar nos encontramos la capital Riad, que posee varios vestigios del pasado como la Torre del Reloj, la Fortaleza de Masmak y el barrio Bata donde destaca su mercado. Además encontramos Yida, una zona con puerto donde realizar numerosas actividades, y Abha, en la que se encuentra el Parque Nacional de Asir para descansar de tanto desierto.

Emiratos Árabes Unidos

Aunque la capital es Abu Dabi, el centro neurálgico del país es Dubai. Capital del modernismo, posee el único museo bajo el agua, islas artificiales que conforman palmeras y una vista del mundo, el edificio más alto del globo como es el Bjur Khalifa y también la fuente más alta. Visitas obligadas son el Museo y la Mezquita de Jameirah, además del Burj Al Arab, símbolo de la ciudad. Lejos de aquí, la Mezquita de Al Zayed y el Emirato de Fujairah.

Catar

El fútbol está provocando una aún mayor expansión. Cada vez son más las estrellas que terminan aquí su carrera y acogerán el Mundial de 2022. La capital, Doha, nos ofrece la mayor oferta. Desde el Museo de Arte Islámico, la bahía, The Pearl o perderse por la ciudad. Más alejado, vemos el Museo de Al-Wakrah, el Fuerte de Al Zubara o las playas de Dukhan.

Norte de Arabia

Aunque no todo su territorio está en la Península Arábiga, Jordania e Irak deben estar en la lista. En el primero de ellos, destaca la ciudad de Petra, uno de los monumentos más importantes del mundo. También debemos ver Jerash, Wadi Rum y flotar en el Mar Muerto. Irak es de momento peligrosa, en un futuro se debería visitar Bagdad, Basora y las ruinas de Babilonia.

Sur de Arabia y los más pequeños

En Omán, y en concreto en su capital Mascate, encontramos el mayor zoco cubierto del mundo. Hay que visitar la ciudad costera de Salalah y los fuertes de Nakhal, Al-Mirani o Sohar. En Yemen destaca el Palacio de Ghundam, el Museo Nacional y las Cisternas de Tawila. Al este de la península se encuentran Kuwait y Baréin, dos países en los que perderse en los cambios de escena que presentan la modernidad de los rascacielos cuando choca con los preciosos cascos históricos.