Viaja diferente, navegando por aguas del Mediterráneo

Una opción diferente de pasar unas buenas vacaciones es hacerlo a bordo de un barco. Para muchos la idea resulta algo claustrofóbica al tener en mente la idea de que no se puede salir del barco durante un determinado tiempo, pero a través de este articulo os intentaremos convencer de que esa idea es falsa, ya que el lugar en el que nos vamos a alojar durante el tiempo que dura la travesía cumple con todas las características para hacer sentir al huésped la mayor libertad posible.

Todos los barcos están dotados de grandes y confortables instalaciones, cientos de habitaciones, gimnasios, piscinas, cafeterías, restaurantes, bares centros de belleza, casino, salas de descanso, de lectura… una pequeña ciudad al alcance de la mano del pasajero.

Hay cientos de travesías que realizar, cruzar el mundo, las Américas, los fiordos noruegos, las islas griegas… pero uno de los más demandados y que mayor calado tiene entre sus seguidores es el crucero que se realiza por la Costa de Marsella.

Los cruceros que inician la Ruta del Mediterráneo, comienzan el viaje embarcando en la ciudad de Barcelona.

La primera parada que se produce es en la Isla de Ibiza. El barco amarra en el puerto y suele dejar unas cinco horas para que el pasajero conozca este pequeño rincón. Existen varios autobuses que salen desde el puerto a varios puntos diferentes de la isla que son de conocida visita.

La siguiente parada se realiza en Marsella, comenzando esta ruta desde el “Puerto Viejo”, en el que se vertebra todo el casco antiguo de la costa marsellesa hasta la colina dominada por la catedral de la ciudad, por lo que es un buen punto de inicio de cualquier excursión, también desde Vieux Port parten regularmente los barcos que visitan la isla de If, lugar en el que se encuentra el castillo del mismo nombre y que sirvió de prisión a Edmond Dantès y José Custodio de Faria “El Conde de Montecristo”.

Elegir un taxi como medio para conocer Marsella puede servirnos para poder visitar la catedral de Marsella, que está en lo alto de una montaña.

La siguiente parada se realiza en Génova, ciudad en la que podremos conocer y visitar gran cantidad de monumentos y estatuas que hacen referencia a Cristobal Colón. Cerca del puerto donde desembarcan los cruceros podremos ver la estación marítima o el barrio marino o la Piazza Ferrari que se encuentra rodeada de importantes edificios como el de la Bolsa o el Duomo.

Savona es la próxima ciudad en donde se realiza un parón en la travesía, al norte de Italia es una de las ciudades que tiene puerto base. Tiene una población de unos 60.000 habitantes, caracterizada por la exquisitez de sus monumentos podremos deleitarnos con la belleza de la Porta Soprana o la Torre León Pancaldo.

Finalmente el crucero amarra sus anclas de nuevo en la ciudad de Barcelona.

Las travesías suelen durar diez días en este tipo de viaje, dependiendo del tipo de agencia se realizan más o menos paradas por las diferentes ciudades de los países del Mediterráneo, pero las principales que se visitan son las anteriores. El precio también es variable pero se aproxima a una media de 900 euros por pasajero, durante diez días con todo incluido.

Sé libre viajando con el interRail

Hemos oído hablar muchas veces de los viajes con InterRail pero no muchos conocen en que consiste esta manera de viajar. El InterRail es un billete de tren, que te da derecho a coger todos los trenes “normales” en el área de validez del mismo. Hay distintas modalidades, con distintos precios dependiendo de la edad que tengas, a la hora de salir, de los días que vayas a viajar, o de los países que vayas a visitar. Como es un billete de tren, se compra en cualquier estación de trenes de largo recorrido, y desde hace poco tiempo también en algunas agencias de viaje.

Te permite coger el itinerario que deseas hacer, según tus intereses, tus ganas de aventura y tu presupuesto, los destinos los vas marcando tú según los enlaces ferroviarios y los horarios.

Comprando este billete puedes visitar todos los países que componen su oferta, eligiendo entre tres pases, el pase global con el que puedes visitar todos los países de la oferta cogiendo los trenes que quieras en 22 días o en un mes. Puedes elegir también el pase global flexible con  el que visitarás todos los países y solo cuentan los días que viajas o finalmente puedes adquirir el pase local flexible con el que solo podrás visitar un país y cuenta exclusivamente los días que viajas.

Con el pase global podrás viajar 22 días o un mes, con el global flexible puedes viajar de 5 a diez días o de diez días a 22, existen dos opciones y finalmente con el pase local flexible se podrán elegir 3, 4, 6 u 8 días repartidos en un mes.

Las personas menores de 26 años viajaran con el billete  Joven mientras que los mayores de esa edad utilizarán el de Adulto.

Los precios dependen del tipo de billete que se escoja y de la edad, pero sí se elige el pase global para jóvenes del mes completo que resultaría el más caro, serían unos 400 euros.

Los países que se inscriben en su oferta para viajar son Francia, Alemania, Gran Bretaña, Suecia, Noruega, Austria, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Finlandia, Grecia, Irlanda, Italia, España, Suiza, Croacia, Dinamarca, Gracia, Hungría, Polonia, Portugal, Rumania, Bulgaria, Republica Checa, Macedonia, Serbia, Eslovaquia, Eslovenia, Turquía y Bosnia.

Como puedes ver hay una amplia oferta para conocer el mundo que nos rodea y por un precio asequible podrás llenar tu mochila con un recuerdo de cada país en el que te encuentres y comenzar a escribir tu cuaderno de viajes…

Das Park Hotel, paga lo que quieras

Muchos son los factores que intervienen en nuestra elección cuando se trata de elegir un hotel u otro en el que hospedarnos.

Calidad, ubicación… aunque últimamente una de las principales razones que nos condicionan para elegirlo suele ser el precio.

Sí estás pensando en hacer una escapada y lo que quieres es salir de España, te proponemos que te vayas a Austria.

Allí podrás conocer Viena, cuna de la cultura Europea, Graz, que es la segunda ciudad más grande de este país y en donde lo antiguo y lo moderno se sintetizan para reflejar la cultura  austriaca, pero si tu viaje anda más ajustado de presupuesto, te proponemos que visites Ottensheim.

A unos diez kilómetros de Linz, esta pequeña ciudad recoge todo el encanto del país, la modernidad y la tradición, aquí también se unen. Hay múltiples parques, monumentos y lugares que descubrir.

Es este el lugar en donde se construyó el Das Park Hotel, bajo el lema “pay as you wish” o ”paga lo que desees”, los propietarios de este establecimiento han hecho que se convierta en centro de alojamiento de todos aquellos que  quieren viajar y tienen poco dinero.

Construido en el parque principal de la ciudad en el que suelen hacerse conciertos de dj´s y puedes dar paseos en barca o por la orilla del Danubio, está hecho en el interior de cilindros de hormigón, cuenta únicamente con tres habitaciones, por eso casi siempre cuelga el cartel de completo. Los cilindros de hormigón tienen unas dimensiones algo pequeñas, 2 metros de diámetro y 2.6 metros de longitud.

Decorados de forma muy básica, es solo la cama, una luz y una mesilla los muebles que adornan la habitación.

La puerta de cada habitación o compartimento se abre con un código de seguridad que es único para cada huésped  y que va cambiando según van rotando los inquilinos que pueden permanecer allí un máximo de un día, siendo las 15 horas la hora de entrada y las 12 horas las de salida.

En cuanto al precio, no hay nada escrito, en la recepción no existe ningún listado que nos diga lo que debemos abonar por pasar la noche allí, somos nosotros mismos los que decidimos el importe que daremos.

Este hotel es un proyecto creado por la Asociación de Emscher y GAFOG las cuales pretenden ofrecer tanto al turista como a los refugiados y transeúntes de la ciudad una unidad de hospitalidad por ello que los precios no están establecidos.