Escápate un fin de semana a uno de estos pueblos

Septiembre ha llegado, pero no como un salto de calendario más, sino que este mes es sinónimo de comienzos, de nuevos propósitos y de la vuelta al cole.

Por lo tanto, una cosa que podemos proponernos es viajar más. Y como no siempre es posible disponer de todas las vacaciones que nos gustaría tenemos que buscar huecos. Una de las cosas que podemos hacer es aprovechar los fines de semana para realizar escapadas.

En vez de dedicar fines de semana enteros a no hacer nada o, a hacer lo mismo de siempre, podemos aprovecharlos para conocer pequeños pueblos “cercanos” pero con mucho encanto.

El turismo rural es una buena fórmula para conocer la verdadera esencia de la zona y un punto de partida perfecto para conocer los alrededores, además de servir para descansar.

Por lo tanto, estas son algunas localidades que deberíamos conocer:

Trillo, Guadalajara

9478072549_6be2dc1cc6_z

José Ibañez

Si decidiéramos viajar a este rinconcito de la alcarria, sin duda nos enamoraríamos como hizo Camilo José Cela en su momento, llegando a relatar su aventura por diferentes puntos de Guadalajara en el Viaje a la Alcarria.

Lo más característico de este pueblo es el puente sobre el río Tajo, siendo de mediados del siglo XVI pero, que probablemente tuviera una fecha anterior si en la guerra de la independencia no lo hubieran volado.

La cascada del río Cifuentes es otro punto a tener en cuenta ya que desciende con más de 15 metros de altura una abundante cantidad de agua escalonada.

Pedraza de la Sierra, Segovia

13700005965_bfe4e25b85_z

Turol Jones

Aquí encontraremos palacios medievales de los siglos VIII al XV, o abundantes casas señoriales. Además, tendremos que tener en cuenta la iglesia de Santa María, el castillo o la plaza mayor. En la ya mencionada plaza mayor, durante el mes de julio se celebran los Conciertos de Velas, se trata de música clásica mientras 45.000 velas acompañan.

Toro, Zamora

8741293328_98b3762955_z

jacinta lluch valero

Perderse entre las calles de este pueblo puede ser la mejor alternativa para descubrir un lugar que continua inalterable al paso del tiempo. Un pueblo que nace  junto al río Duero, a 739 metros de altitud.

Además tenemos que saber que esta villa fue nombrada Conjunto Histórico Artístico, alguna cosa tendrá para conseguir ese privilegio.

Viajar siempre enriquece y hace que te olvides de la rutina. Por lo tanto, ¿por qué no nos proponemos conocer un pueblo cada mes? De esta forma conseguiríamos que nuestra vuelta de vacaciones no fuera tan dura ya que estaríamos constantemente planeando nuestra próxima escapada.